• en
  • es
  • ca

Ruta del Modernismo

La Pedrera

En Cataluña el Modernismo no fue sólo un movimiento artístico. También significó un sentimiento social y una actitud política que influyó en la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX. El Modernismo llegó a Barcelona en esta época de rebeldía y fue adoptado por una generación de artistas que quería romper moldes. Su concepto de renovación fue en la escultura, pintura, literatura, música y elementos decorativos aunque fue en la arquitectura donde el Modernismo alcanzó su máxima expresión.

Su excesiva imaginación y su curioso concepto de la arquitectura, pronto se creó un nombre propio. Al principio, no todos le respetaron por igual. La Casa Milà, es una de sus obras más reconocidas, fue durante muchos años motivo de críticas por su monumental fachada de piedra, conocida con el nombre de La Pedrera. La arquitectura de Gaudí rompió esquemas y sus principales elementos eran las formas onduladas, colores vivos, animales mitológicos,… la fantasía había llegado a todos los rincones.

Casa Batllo

Actualmente La Pedrera es propiedad de la entidad financiera Caixa Catalunya y mantiene abierto para al público, la cubierta y el desván, donde se pueden encontrar exposiciones y obras de Gaudí.

Durante su trayectoria profesional, Gaudí, obtuvo un gran respaldado y admiración por parte del sector eclesiástico, de esta relación fructifera recibió encargos tan significativos como el templo de La Sagrada Familia. Además, Gaudí construyó en el centro de la ciudad, para familias adineradas, grandes obras del modernismo como La Casa Batlló, La Casa Calvet o la Casa Milà.

Parque Güell

Pero fue una amigo personal del artista, Eusebi Güell, el que más influiría en la obra del artista. Bajo su mecenazgo construyó el Parc Güell, uno de los espacios creado al aire libre donde se quiso contruir una Ciudad -Jardín, pero solo consiguió vender tres parcelas y la construcción se detuvo en 1914, ya que había sido todo un fracaso.Hoy quedan las estructuras destinadas a los servicios comunitarios, la entrada, la plaza,… Se abrió al público en 1922 como parque por su belleza. En 1984 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Palau de la Musica

Lluís Domènech i Montaner se convirtió también en uno de los genios de la época por su pasión por una arquitectura moderna y diferente. En sus obras se ve reflejada la mezcla de la arquitectura hispano-árabe y las líneas curvas tan propias del Modernismo

El mejor ejemplo de esta tendencia y su obra cumbre es sin duda, el Palau de la Música Catalana y el Hospital de Sant Pau , estos se consideran uno de los mejores conjuntos modernistas de la ciudad.

Con la Casa Lleó Morera, situada en el Passeig de Gràcia en la zona conocida como la Manzana de la Discordia, consiguió el primer premio de arquitectura otorgado por el ayuntamiento de la ciudad en el año 1906.

Josep Puig i Cadafalch se considera el último representante del modernismo y el primero del novecentismo.